top


DÍAS DE GLORIA

-P.922

¡Juré por no estar ciega!, luz veía...
Me vestí coronada de grandeza,
latente juventud y la entereza
me brindó la inquietud y la osadía.

Transcurrió por mi vida y por mi día
mi corazón, mi cuerpo y mi cabeza,
he librado batallas con nobleza
por sentir el latir de la porfía.

No ignoré haber dejado a los ausentes
caminos de razón tal vez freudiana
cargando el costo en males diferentes...

Muestro al mundo mi fuerza que engalana
una historia de triunfo permanente.
¡Jamás mi honra, se juzgue de profana!


Stefania
Octubre 9, 2010

1 comentario:

El antifaz dijo...

Hola, me parece impresionante como escribes, y sobre todo como llevas tantos blogs a la vez.

Besos.

Sociable