TOP



MI MUSA

-P.484

Llegada la hora, en que se tiñe el cielo
y el eterno carmín pintado deja
su tibieza en las rosas de una reja
descubriendo su rostro de su velo.

Otra vez, amalgama su desvelo
y le regala al sol su piel sin queja
en néctar del libado de una abeja
al brindarme el licor de su deshielo.

¡Que bueno, llegaste mujer divina !
te acompañas con especial poema
y el encanto, de musa danzarina.

Vienes a calmar mi noche suprema
a verter de tus ojos de felina
y acariciar mi sien, preciosa gema...

Stefania Ceruti
25/096/2010

1 comentario:

Anónimo dijo...

Una alegría encontrarte amiga, es muy bello este lugar.
Camila

Sociable