TOP





NAVEGAR POR EL ROCIO


P.407

Navegando en el mar hasta la orilla
encontrarme la sed del corazón,
francamente y cansada en la razón
de esfuerzos consumados con la quilla.

Levántame muy alto de esta orilla
he llegado a tu encuentro con tezón,
sentirme realizada en la misión
soñando recostada en la gramilla.

Pronto me cubrirá la blanca espuma
catarata en tus cántaros bravíos
de tu sangre en el medio de la bruma.

Empuña ese candil que es tuyo y mío
quisiera de tus brazos ser la pluma,
llevarte a navegar por el rocío...

Stefania
21/01/2010

1 comentario:

Anónimo dijo...

¡¡ Barbara !! que increible... no se que mas decir y quiero seguir leyendo bello todo.
ET

Sociable