CON TUS CLAVOS


-P.449

Muchas veces te busqué y te he llamado
¿cuantas veces pagaste por mí el precio?,
regresé tantas otras ya muy necio
por la fruta en las manos del pecado.

Si pudiese, Señor, ir desangrado
a tu atril y encontrarme tu desprecio,
¿irascible estarías cruel y recio?
yo tus pies besaría doblegado.

A mentir fui una vez para ofenderte
sin hablar de bondad en tu sendero,
me siento con la angustia en los esclavos.

Hoy regreso a rogarte y ofrecerte :
que quisiera cargar con tu madero
rasgar mis vestiduras con sus clavos.

Stefania
12/03/2010

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es la plegaria mas hermosa que he leído, cuando logre ver a Dios seguro que se la diré para que me conceda inmediatamente con tu intersección poética.
ET

Stefania dijo...

Gracias por tus palabras, estas cosas son bellas.
Stefany

Sociable