HORA CRUEL

-P.273


Camino en la cornisa de la vida,
escalones que infunde la tristeza,
voy encerrada en mi ácida pereza
y no emprendo regresos aguerrida.

Me llevo el talismán en la partida
también tengo temor de tal crudeza,
y por embriagarme ante la flaqueza
con lloviznas de la noche aborrecida.

Interrumpo la última inquisición
propongo una conducta sin embustes
muniendo curvas de la indignidad.

Larga enseñanza fue mi tradición
amargas esperas con reajustes
para no vivir en esa horfandad.


Stefania
24/06/2009

No hay comentarios:

Sociable